¿Cuál es el desafío en realidad?

Por Mónica De Salazar

En frecuentes ocasiones la implementación de soluciones que parecen tener todo el potencial de ser altamente resolutivas o con gran capacidad de impacto quedan solo como acciones interesantes pero que termina por tener poca o nula trascendencia.

En dichos casos, un pensamiento recurrente es: ¿Cómo habrán llegado a esta solución?

Por supuesto que también se cuestiona su efectividad, planeación y muchas cosas más. Desde la perspectiva del #CreativeProblemSolving, una pregunta relevante podría ser: ¿Cuál fue el desafío a resolver?

Una pregunta como esta tiene gran trascendencia ya que en más de una ocasión el hecho de que las soluciones generadas e implementadas en el día a día no funcionen como se esperaría, depende en gran parte de la claridad con la que se logre definir en sí cuál es el reto, desafío o problema en cuestión.

En un ejemplo sencillo: ¿Por qué alguien te traería un tenedor para comer una sopa? El problema no es el tenedor, sino que no atiende a la necesidad ya sea porque no se detalló de qué tipo de comida se estaba hablando o porque no se preguntó qué tipo de utensilio se requería.

Dentro de la metodología de #CreativeProblemSolving es fundamental conocer cuál es verdaderamente el reto, (independientemente de que en caso de ser varios concatenados se puedan resolver de manera individual y escalada) ya que dicha claridad permite hacer una correcta exploración, definición y llevar a cabo los pasos correctos para asegurar no solo que el reto sea solventado, sino que la solución en cuestión tenga el óptimo rendimiento.

Con frecuencia, organizaciones donde el perfil implementador de Foursight Thinking es muy potente, es común que la etapa de clarificación quede de lado o tenga algunos puntos ciegos, por lo cual invertir el tiempo suficiente evaluando y conociendo la situación es fundamental para el logro de mejores resultados.

¿De qué manera consigues que en tu equipo u organización se logre máxima claridad de los retos?