Why Brainstorming without a Facilitator Usually Fails

“The ideas that come out of most brainstorming sessions are usually superficial, trivial, and not very original. They are rarely useful. The process however, seems to make uncreative people feel that they are making innovative contributions.”  – A. Harvey Block

We have all been there. You are invited to a “brainstorming” meeting with a few other directors to work out a problem. Is it your problem? No. It is a larger company problem. Do they want your input? Probably not, but it would look worse to not include you. Envision the room, a couple of vice presidents, a few directors and post-its. After all, someone looked it up. To brainstorm, you need post-its. What to do with all these post-its? They don’t know because they aren’t trained in creative problem solving and the process that goes along with it. 

Here is the typical scenario. The meeting starts with “How can we…generate more income, recruit more students, reduce our expenses, etc.?” A department vice president who wants fresh ideas poses the question. Unfortunately, half the people in the room work for him or her. If they had fresh ideas, why haven’t they brought them up before? I ask myself, why are they even in the room? 

We all grab our post-its and start writing. I’m usually good for a sound half dozen ideas that I have seen other companies try and another three or four that I would try myself. But, as I look around the room, I know my ideas will be scratched off one-by-one. People claim to want novel ideas but are more apt to find flaws in them with excuses like lack of resources or “we have tried that before and it didn’t work.” Of course, that was 20 years ago so, that great idea is thrown out the window.

Fast-forward through the obligatory two hours allotted for the meeting. The ideas picked are superficial and pedestrian. Result: we have gotten nowhere and I have lost two hours of my time that I can never get back. I leave with my assigned duties. On a good day…no duties. 

For those of you who know the process, what’s missing? Everything! No clarifying of the situation, no generating novel ideas, no diverging, certainly no developing. No one has looked at the issues, no one has formed an action plan, and no one leaves feeling productive. Please…stop the brainstorming. This is all wrong. You are plucking one tool out of a whole process and going from a start point in the middle and pushing people to implement. If you really want your problems solved, hire a skilled facilitator. If you can’t afford one, find someone looking for experience in facilitation. There are people who are trained to do this for a living. Yes, truly there are. Save valuable time and resources by seeking help. You may even be solving the wrong problem. Think of it this way, you can unclog your sink, does it make you a licensed plumber? Exactly! 


Solve the Right Problem

by Roger Firestien with Cher Ravenell

Albert Einstein was once asked, “If some imminent disaster threatened the world and you had one hour in which you knew you could save it, how would you spend your time?”

Einstein replied, “I would spend the first fifty-five minutes identifying the problem and the last five minutes solving it. For the formulation of a problem is often far more essential than its solution, which may be merely a matter of mathematical or experimental skill.”

Keep this in mind: The wording you use to describe a problem will determine how you will solve that problem. How do you explore the problem space to be sure you find the best definition of your problem? Language. In Creative Problem Solving it is all about how you phrase your problem.

Consider the following two statements:

“We don’t have enough money.”
“It’s too expensive.”

These two statements block your thinking. They send messages to your brain that there isn’t a way to solve the problem.

Now consider the following two questions:

“How might we raise the money?”
“How might we reduce the cost?”

By comparison, these two questions open your mind to look for possible solutions to the problem. They provoke ideas that could solve your problem.

It is all about how you phrase your problem. Yes, it is true; people associate creativity with brainstorming and generating massive amounts of ideas. However, in my 35 years of experience, clarifying your problem is as important or EVEN MORE important than generating all those great ideas. It does absolutely no good to generate ideas for solving the wrong problem.

My suggestion: spend time generating a variety of different ways to define your problem first. The process is the same for clarifying your problem as it is for producing ideas. Just as you generate all those creative ideas for solving a problem using a technique like brainstorming; you can also brainstorm plenty of different ways to define a problem.

Give it a try. Next time you need to solve a tough problem, back up a step. Don’t rush to solve that problem. Instead, generate at least 10 to 15 different ways of restating the problem. Turn your problem into a question. Begin your statements with the phrase, “How to …” or “How might….” Once you have generated a variety of ways to redefine your problem, take a look at the new questions. Only then should you select the best definition of the problem on which to generate ideas.

Trust my 38 years of experience in this business. It is worth the extra time to identify the correct problem. It will pay great dividends when you find that the ideas you generate are right on target.

Think about it—if it was good enough for Einstein, it will definitely work for you.


Innovation brings #BigData and Fashion together

by Mónica De Salazar

It was a matter of time until #bigdata went further into people’s lives as in giving something back to them (more than it does today, at least in a visible way).

This new innovative articulation joins data with fashion in a new concept called #CodedCouture, which is supposed to be a digital platform that keeps track on your activities and lifestyle to create a personalized and unique dress, specially designed for you.

In this idea, the innovation may not come from the idea of making this (kind-of) natural match, as pretty much all data science is useful for a number of industries and applications, but on how the implementation is driven. And as you may know, frequently innovation is the implementation of a good idea taken to life.

As most of the times, this kind of breakthroughs begins with one of Creative Problem Solvers favourite questions: How might we…? In this case the creators of Coded Couture may have though: How can we create personalized fashion for mobile data?

Welcome to the future of fashion through #CreativeProblemSolving and Innovation!


La búsqueda de respuestas “correctas” detiene la creatividad

por Mónica De Salazar

Prácticamente cualquier persona que haya crecido dentro del marco de la sociedad actual ha sido educada con la idea de buscar respuestas correctas.

Desde los primeros años se ha venido enseñando que muchas de las preguntas formuladas tienen una manera adecuada de responder; y existen casos específicos en los que solo existe una respuesta como son las capitales de los estados, cuánto es 2+2, el número de meses que tiene un año, y otras formulaciones similares.

Sin embargo, la búsqueda de una sola respuesta correcta se puede convertir en un serio problema para la creatividad cuando se da por hecho que para toda situación siempre existe una sola manera de resolverse. El problema se hace aún más serio cuando se pierde de vista que las soluciones pueden estar en función de diversos elementos contextuales como pueden ser: económicos, de presupuestos, de materiales disponibles, cercanía, tiempos, y aceptación de los involucrados, entre muchos otros. En casos donde los retos son multifactoriales, la creatividad toma un papel de gran relevancia dado que el proceso mental es muy diferente a cuando se trata de la selección de una respuesta correcta para una pregunta cerrada.

Al encontrarnos con retos abiertos, no existe realmente una sola respuesta que sea la ideal, sino que pueden haber más de un camino para solucionar y desde esta perspectiva, evaluar correctamente qué es lo que se espera conseguir y conocer los factores relacionados así como los recursos disponibles, se convierten en piezas clave de la Resolución Creativa de Problemas (#CreativeProblemSolving) y por supuesto, de la implementación de soluciones, una vez que se ha llegado a ellas.

Dentro del modelo de Resolución Creativa de Problemas, la importancia de la exploración a través de diversas posibilidades antes de seleccionar alguna para su posible desarrollo es fundamental, siendo nuevamente una trampa pensar que puede haber una sola respuesta correcta. Para atender esta posibilidad el sistema de pensamiento divergente y convergente por pasos, es decir, en un momento específico solo hacer divergencia, y en otro momento específico solo hacer convergencia; es lo que hace posible estar limitando el flujo de nuevas ideas durante el proceso creativo.

Adicionalmente, al hacer el cambio entre pensamiento divergente y convergente, se ayuda a evitar ir por la primera idea (otro gran limitante del pensamiento creativo) dado que en la fase de divergencia se pueden generar muchos datos, ideas o posibilidades, de las que una vez llegada la convergencia se pueden seleccionar las que respondan mejor al reto o varias de ellas para juntas construir nuevas opciones.

El pensamiento creativo va más allá de lo que parece, se trata de cambiar algunas costumbres incluso en nuestros procesos mentales para efectivamente pensar diferente.


¿Cuál es el desafío en realidad?

Por Mónica De Salazar

En frecuentes ocasiones la implementación de soluciones que parecen tener todo el potencial de ser altamente resolutivas o con gran capacidad de impacto quedan solo como acciones interesantes pero que termina por tener poca o nula trascendencia.

En dichos casos, un pensamiento recurrente es: ¿Cómo habrán llegado a esta solución?

Por supuesto que también se cuestiona su efectividad, planeación y muchas cosas más. Desde la perspectiva del #CreativeProblemSolving, una pregunta relevante podría ser: ¿Cuál fue el desafío a resolver?

Una pregunta como esta tiene gran trascendencia ya que en más de una ocasión el hecho de que las soluciones generadas e implementadas en el día a día no funcionen como se esperaría, depende en gran parte de la claridad con la que se logre definir en sí cuál es el reto, desafío o problema en cuestión.

En un ejemplo sencillo: ¿Por qué alguien te traería un tenedor para comer una sopa? El problema no es el tenedor, sino que no atiende a la necesidad ya sea porque no se detalló de qué tipo de comida se estaba hablando o porque no se preguntó qué tipo de utensilio se requería.

Dentro de la metodología de #CreativeProblemSolving es fundamental conocer cuál es verdaderamente el reto, (independientemente de que en caso de ser varios concatenados se puedan resolver de manera individual y escalada) ya que dicha claridad permite hacer una correcta exploración, definición y llevar a cabo los pasos correctos para asegurar no solo que el reto sea solventado, sino que la solución en cuestión tenga el óptimo rendimiento.

Con frecuencia, organizaciones donde el perfil implementador de Foursight Thinking es muy potente, es común que la etapa de clarificación quede de lado o tenga algunos puntos ciegos, por lo cual invertir el tiempo suficiente evaluando y conociendo la situación es fundamental para el logro de mejores resultados.

¿De qué manera consigues que en tu equipo u organización se logre máxima claridad de los retos?


¿Sabes cuidar tu creatividad?

 

 

Hay una tendencia creciente relacionada con el desarrollo de tareas, actividades e incluso trabajos donde la creatividad es el elemento central. Sin embargo también es creciente la tendencia a baja en procesos creativos que satisfagan las necesidades y expectativas que se les relacionan.

Al catalogar lo diferentes factores que limitar o incluso disminuyen la capacidad creativa queda a la vista que muchas personas en su día a día están expuestas a ellos pero también hay forma de ayudar a cuidar el flujo creativo.

Algunos de los elementos que promueven el empobrecimiento creativo son:

Rutinas que se convierten en transparencia de acción: Esto significa que muchas veces ya sea por el ambiente en que estamos inmersos o por falta de factores que ayuden a romper la repetibilidad en el día a día (entre ellos automotivación), comenzamos a funcionar de modo sistemático e incluso en las actividades “creativas” se pierde su plasticidad acabando por convertirse en procesos predefinidos donde se pierde la atención consciente y se llega a la transparencia de acción. Al llegar a ese punto, el pensamiento se va a otros intereses realizando acciones y tareas mecánicamente, lo cual se refleja en “poca creatividad”.

Ambientes laborales poco propicios: Somos seres emocionales, e incluso las personas más racionales son afectadas por los ambientes donde pasan tiempo. Un ambiente laboral incluye el espacio físico, iluminación del mismo, ruido auditivo, ruido visual, acomodo y localización de elementos, y por supuesto integración con otras personas. Aún cuando los elementos del espacio como tal influyen fuertemente en las sensaciones de las personas y su desempeño, es la relación con los demás que puede convertirse en un factor determinante para el avance, evolución o estancamiento creativo.

Falta de parámetros: Frecuentemente estamos resolviendo situaciones, de hecho muchas personas buscan como entretenimiento juegos que les reten a encontrar soluciones ya sea en videojuegos, cartas, juegos de mesa, charadas y muchos más. Siempre existe un objetivo sobre lo que hay que lograr, las reglas del juego en cuestión y a partir de eso se desarrollan toda clase de acciones, estrategias, y hasta trampas, que no son más que una manera creativa de forzar las reglas y conseguir algo fuera de lo establecido. Cuando nuestra mente no puede enfocar un reto claro, los recursos y límites, funciona de manera errática al sentirse en medio de nada que le dé dirección. Esta es la razón por la que muchas veces al haber menor variedad de opciones se ocurren más soluciones creativas, y cuando existen muchas opciones no podemos decidir.

Saturación de retos: Nuestro cerebro puede atender muchas actividades, lo que se conoce como multitasking, pero es importante clarificar que existen prioridades de pensamiento. Esto significa que se pueden estar procesando algunas cosas de poca demanda o esas que ya se han automatizado, al tiempo que se procesa algo con mayor nivel de reto. Por ejemplo: Podemos conducir y hablar con alguien porque la tarea de conducir está sistematizada e integrada (transparencia de acción), mientras que pensar y hablar con alguien entra en un proceso de pensamiento de atención consciente, a menos que no le estemos poniendo atención y respondamos cualquier cosa.

En este punto es importante poner a la vista que muchas veces los problemas personales, roces laborales, incomodidad física o cualquier otra cosa se convierten en la prioridad de pensamiento, opacando las actividades creativas, ya que en ese momento, eso es lo que hay que resolver. Por esta razón tener personas con problemáticas en equipos de trabajo puede hacer fuerte mella en los resultados y desempeño del equipo, y en este punto es conveniente poner atención en el desarrollo humano de los equipos. Si los miembros del equipo están constantemente buscando distractores de sus actividades es un foco rojo de que existe algún desequilibrio que de evaluarse fácilmente será empatado con pobre desempeño creativo y baja resolución de problemas en sus tareas.

¿Y qué se puede hacer para mantener la creatividad?

Antes que nada cabe mencionar que la creatividad va más allá de actividades relacionadas con lo artístico y conceptual. La creatividad es de hecho una manera de solucionar en el día a día, buscar opciones cuando nuestro Plan A no puede seguir adelante, encontrar la manera de decir algo de forma diferente, en cómo comemos, nuestra manera de vestir, la posibilidad de hacer cambios autogestionados en nuestras rutinas, y muchas cosas más. En otras palabras, una persona creativa puede estar en todas partes y no exclusivamente en situaciones relacionadas con artes, publicidad, música, diseño…, sino también en medicina, leyes, ingeniería y muchas otras esferas.

Ahora bien, si se desea cuidar y promover nuestro pensamiento creativo algunas cosas que pueden hacerse en el día a día son:

Aprender algo nuevo cada día: Suena a frase motivacional pero es mucho más que eso. Entre más experiencia tenemos en la solución de toda clase de cosas, nuestro cerebro formula esa experiencia como caminos predefinidos como correctos, con lo cuál eventualmente podemos caer en transparencia de pensamiento y sistematizar nuestra manera de resolver. Esto es lo que sucede cuando alguien dice “nosotros lo hacemos así”, es decir, que se ha perdido la posibilidad de buscar más opciones por creer que ya se encontró el camino correcto. Cuando aprendemos algo nuevo, sea una palabra, conocer una ruta nueva, otro punto de vista o un nuevo recurso, rápidamente buscamos nuevas maneras de incorporarlo a información que existe previamente y esto ayuda a verificar el nivel de flexibilidad de posibilidades… Al hacerlo estamos promoviendo el pensamiento creativo.

Entender mejor: Nuestra mente tiende a establecer fórmulas, relaciones, equivalencias, comparaciones y otras tantas maneras que nos ayudan a tomar decisiones de forma más o menos ágil. Sin embargo estos procesos mentales tienen un posible fallo que radica en que demos por hecho el entendimiento y con ello la percepción de retos y soluciones salga de la insubstanciabilidad y lo veamos de manera filtrada. Por ello trabajar en ver situaciones, retos, percepciones, personas y prácticamente todo fomenta el ingreso de nuevos datos para aprender cosas nuevas y promover la flexibilidad creativa.

Comer y beber correctamente: También puede sonar a new age, pero no, el cerebro consume energía permanentemente, solo que no usa agua o glucosa de la manera en que nos gusta a nosotros comerla. El cerebro necesita estar bien alimentado para c¡funcionar correctamente porque además envía impulsos a todo el cuerpo solicitando energía, pero si nosotros lejos de darle cosas buenas vamos a buscar una soda o algún pan, definitivamente no estaremos haciendo lo adecuado, y siempre estaremos con hambre.

El alimento del cerebro no está en la comida chatarra, panes, frituras, chocolates (a menos de que hablemos de alto contenido de cacao de verdad), bebidas azucaradas, y casi nada de lo que se vende en tiendas de conveniencia. Además, la alta saturación de carbohidratos genera marea alcalina, lo que muchos llaman divertidamente mal del puerco, que en pocas palabras es una sobresaturación de dióxido de carbono en tu cuerpo que produce sueño. Podría decirse que es un poco como asfixiar a tu cuerpo de modo similar a cuando respiras humo y te puedes desmayar. Y…¿cómo puede pensarse creativamente estando al borde del desmayo por tener mal del puerco?

Buscar nuevos retos: Posiblemente nos encontremos con actividades que no den en sí mismas mucha oportunidad aparente de ser creativos, pero siempre hay una manera de practicar la creatividad. Ya sea buscar una manera de hacerlo más rápido, cambiar elementos, encontrar nuevas herramientas o hasta crear propuestas nuevas es una manera de localizar retos a resolver. Para hacerlo en muchas ocasiones es necesario ser autogestionable y saber automotivarse en lugar de esperar a que lleguen nuevos retos a modo de solicitud de otras personas, que con cierta frecuencia lejos de dar en creatividad parecen ser una imposición.

Mejorar y/o aumentar la conciencia corporal: Además de ser seres emocionales, no es posible perder de vista que nuestro cuerpo nos da señales todo el tiempo. De hecho existen conexiones neuronales (además de nerviosas) en todas partes del cuerpo. Esto es especialmente útil para saber cómo estamos reaccionando a determinados impulsos e información. Hay muchas partes de nuestro día a día que ya están subconscientemente catalogadas a determinadas reacciones corporales, y al poder /saber hacer la lectura de dichas reacciones podemos procesar datos de manera más ágil. Es necesario entonces pensar sobre lo que sentimos, y sentir lo que estamos pensando, ya que nos ofrece una posibilidad de percepción multidimensional, así como ver con los dos ojos nos permite ver tridimensionalmente además de la propia percepción de color, forma, tamaño…

Hacer pausas: Es importante que no forcemos los procesos mentales ya que eventualmente pierden potencia y en cambio puede producirse resistencia ante ellos, o se generen condicionamiento o patrones de respuesta negativos al presentarse situaciones similares. Hacer pausas ayuda a lograr bloques efectivos de pensamiento donde la productividad aumenta y es más sencillo generar varios bloques hilados que tratar de hacer una tarea de principio a fin sin pausas. De hecho, el condicionamiento de bloques muy extensos de pensamiento forzado hace que con frecuencia las personas procrastinen y solo se decidan a realizar las tareas cuando el tiempo es limitado. Cambiar este hábito es posible, pero requiere práctica disciplinada.

Entonces sí, generar hábitos sanos de pensamiento y todo lo relacionado con ello es una manera de cuidar y expandir la creatividad. ¿Cuál de estos puntos será el primero en un camino de construir hábitos para la creatividad?