La búsqueda de respuestas “correctas” detiene la creatividad

por Mónica De Salazar

Prácticamente cualquier persona que haya crecido dentro del marco de la sociedad actual ha sido educada con la idea de buscar respuestas correctas.

Desde los primeros años se ha venido enseñando que muchas de las preguntas formuladas tienen una manera adecuada de responder; y existen casos específicos en los que solo existe una respuesta como son las capitales de los estados, cuánto es 2+2, el número de meses que tiene un año, y otras formulaciones similares.

Sin embargo, la búsqueda de una sola respuesta correcta se puede convertir en un serio problema para la creatividad cuando se da por hecho que para toda situación siempre existe una sola manera de resolverse. El problema se hace aún más serio cuando se pierde de vista que las soluciones pueden estar en función de diversos elementos contextuales como pueden ser: económicos, de presupuestos, de materiales disponibles, cercanía, tiempos, y aceptación de los involucrados, entre muchos otros. En casos donde los retos son multifactoriales, la creatividad toma un papel de gran relevancia dado que el proceso mental es muy diferente a cuando se trata de la selección de una respuesta correcta para una pregunta cerrada.

Al encontrarnos con retos abiertos, no existe realmente una sola respuesta que sea la ideal, sino que pueden haber más de un camino para solucionar y desde esta perspectiva, evaluar correctamente qué es lo que se espera conseguir y conocer los factores relacionados así como los recursos disponibles, se convierten en piezas clave de la Resolución Creativa de Problemas (#CreativeProblemSolving) y por supuesto, de la implementación de soluciones, una vez que se ha llegado a ellas.

Dentro del modelo de Resolución Creativa de Problemas, la importancia de la exploración a través de diversas posibilidades antes de seleccionar alguna para su posible desarrollo es fundamental, siendo nuevamente una trampa pensar que puede haber una sola respuesta correcta. Para atender esta posibilidad el sistema de pensamiento divergente y convergente por pasos, es decir, en un momento específico solo hacer divergencia, y en otro momento específico solo hacer convergencia; es lo que hace posible estar limitando el flujo de nuevas ideas durante el proceso creativo.

Adicionalmente, al hacer el cambio entre pensamiento divergente y convergente, se ayuda a evitar ir por la primera idea (otro gran limitante del pensamiento creativo) dado que en la fase de divergencia se pueden generar muchos datos, ideas o posibilidades, de las que una vez llegada la convergencia se pueden seleccionar las que respondan mejor al reto o varias de ellas para juntas construir nuevas opciones.

El pensamiento creativo va más allá de lo que parece, se trata de cambiar algunas costumbres incluso en nuestros procesos mentales para efectivamente pensar diferente.


¿Inteligencia = Creatividad?

 

por Mónica De Salazar

Existe una zona gris en cuanto al entendimiento de la relación entre nivel de inteligencia y nivel de creatividad. ¿Son lo mismo? ¿Se relacionan? ¿Cómo uno afecta al otro? ¿Las mentes más creativas han sido completos genios?

Si bien sí existe cierta relación entre la inteligencia y la creatividad, eso no significa que exista un requisito específico de nivel de inteligencia para poder tener un estatus creativo. No perdamos de vista que para comenzar no todas las personas vivimos la Creatividad del mismo modo, y los perfiles de Foursight Thinking (clarificador, ideador, desarrollador e implementador) ya en sí nos abren un panorama y visión que versa sobre diversas fortalezas creativas y combinaciones que a su vez se convierten en perfiles con potenciales muy específicos. Nuevamente, esto no tiene una relación directa con la inteligencia, sino con el modo de pensamiento individual.

Pero, ¿entonces no importa la inteligencia en torno a la Creatividad? Sí importa, y por supuesto se requiere un nivel básico de inteligencia que permite apoyar los procesos mentales en sus diferentes facetas, lo cuál sucede en muchos ámbitos. Lo interesante sobre la Creatividad es que independientemente del potencial natural de las personas, es una habilidad que sí se puede desarrollar a través de la enseñanza, y por supuesto, mediante la constante práctica.

A ese respecto, una persona inteligente (independientemente del número de IQ) que tiene más recursos psicológicos, referencias e información de experiencias u otros aspectos, que además recibe entrenamiento y practica herramientas de Creatividad constantemente, tiene muchas mayores posibilidades de desarrollar productos creativos de mayor impacto. Con esto, la integración de capacidad mental y desarrollo del músculo de la Creatividad es una combinación única capaz de convertir potenciales en personas líderes en el manejo (y hasta generación) del cambio, creadores de innovación y facilitadores en Creatividad e Innovación.

Se considera que solo 1% de la población tienen el rango intelectual de genios, y… ¿entonces si solo los genios pudieran desarrollar productos brillantes, cómo lo logran los demás? La clave está en la integración de los modelos de pensamiento con el entrenamiento y práctica de la Creatividad.

Imagen: psychologytoday.com

¿Cuál es el desafío en realidad?

Por Mónica De Salazar

En frecuentes ocasiones la implementación de soluciones que parecen tener todo el potencial de ser altamente resolutivas o con gran capacidad de impacto quedan solo como acciones interesantes pero que termina por tener poca o nula trascendencia.

En dichos casos, un pensamiento recurrente es: ¿Cómo habrán llegado a esta solución?

Por supuesto que también se cuestiona su efectividad, planeación y muchas cosas más. Desde la perspectiva del #CreativeProblemSolving, una pregunta relevante podría ser: ¿Cuál fue el desafío a resolver?

Una pregunta como esta tiene gran trascendencia ya que en más de una ocasión el hecho de que las soluciones generadas e implementadas en el día a día no funcionen como se esperaría, depende en gran parte de la claridad con la que se logre definir en sí cuál es el reto, desafío o problema en cuestión.

En un ejemplo sencillo: ¿Por qué alguien te traería un tenedor para comer una sopa? El problema no es el tenedor, sino que no atiende a la necesidad ya sea porque no se detalló de qué tipo de comida se estaba hablando o porque no se preguntó qué tipo de utensilio se requería.

Dentro de la metodología de #CreativeProblemSolving es fundamental conocer cuál es verdaderamente el reto, (independientemente de que en caso de ser varios concatenados se puedan resolver de manera individual y escalada) ya que dicha claridad permite hacer una correcta exploración, definición y llevar a cabo los pasos correctos para asegurar no solo que el reto sea solventado, sino que la solución en cuestión tenga el óptimo rendimiento.

Con frecuencia, organizaciones donde el perfil implementador de Foursight Thinking es muy potente, es común que la etapa de clarificación quede de lado o tenga algunos puntos ciegos, por lo cual invertir el tiempo suficiente evaluando y conociendo la situación es fundamental para el logro de mejores resultados.

¿De qué manera consigues que en tu equipo u organización se logre máxima claridad de los retos?